" /> Angélica Sofía | NI EL ALUMNO SABE QUE ESTÁ PREPARADO, NI EL MAESTRO SABE QUE VA A ENSEÑAR®

NI EL ALUMNO SABE QUE ESTÁ PREPARADO, NI EL MAESTRO SABE QUE VA A ENSEÑAR®

NI EL ALUMNO SABE QUE ESTÁ PREPARADO, NI EL MAESTRO SABE QUE VA A ENSEÑAR®

Dice un proverbio Zen: “Cuando el alumno está preparado, aparece el maestro”.

Por lo general, ni el alumno sabe para qué está preparado ni el maestro sabe que se dispone a enseñar. Así es como comienza un encuentro entre almas. En este plano terrenal hemos coincidido con muchas personas, unas permanecen y otras han seguido otro rumbo, pero cada una de ellas, fue un maestro espiritual que vino a nuestras vidas a dejarnos una enseñanza.

El alumno no sabe que está preparado, porque realmente no está preparado, pero su alma si tiene consciencia del aprendizaje que va a obtener. Estar preparado no quiere decir que ya sabe lo que va a suceder o lo que debe hacer, de ser así, no necesitaría un maestro para guiarlo en su aprendizaje.

El maestro tampoco sabe que va a enseñar, mucho menos que va a aprender, pero su alma sí es consciente de la huella que va a dejar en otros y en él mismo.

Es así como alumno y maestro emprenden una aventura de aprendizajes y enseñanzas, previamente pactadas por ambas almas, las cuales decidieron encontrarse en esta vida y ayudarse en su crecimiento personal y camino espiritual.

Enseñando se aprende y lo que se aprende debe compartirse con el mundo, por lo tanto todos somos maestros y todos somos aprendices, sólo así podemos poner a funcionar la energía del dar y el recibir. “Cuando el alumno está preparado, aparece el maestro”, se refiere a la conciencia de nuestra alma para dar el siguiente paso hacia nuestra evolución del ser, es por eso que el universo cruza los caminos de esas almas para que se encuentren y cumplan su destino.

Y CUANDO MÁS DUELA, AMA MAS

Muchas veces sufrimos con un adiós.

Quedamos ciegos y no podemos ver

porqué no vemos con los ojos del alma

sino que vemos con la sed.

No es amor hacer que los demás necesiten de nosotros.

Con el tiempo comprendemos

que el vacío nada puede contener,

y que a quien no se tiene a sí mismo, nosotros tampoco podremos sostener.

Buscamos que alguien nos ame y por eso nos cuesta entender,

el camino que aquel que ama debe recorrer.

Porque el amor no debe ser una condición para medir qué tanto amamos,

el amor es un sentimiento que debe nacer en nosotros para que viaje de regreso. 

El amor no se basa en la posesión,

el amor es libertad.

El amor no puede ser condicionado,

el amor es un arte que se va moldeando.

Cuando menos lo creas posible, ama mas,

porqué el amor es una fuente de abundancia infinita,

por eso la palabra AMA tiene dos As,

una para amarte a ti mismo

y otra para amar a los demás.

Angélica Sofía Clavijo Castañeda

No Comments

Post A Comment