" /> Angélica Sofía | Valiente es aquel que se arriesga

Valiente es aquel que se arriesga

Valiente es aquel que se arriesga

Valiente es aquel que se arriesga a sentirse vulnerable cuando ama, cuando habla y cuando calla.

Cuando amamos, entregamos y damos lo mejor de nosotros para los demás. Damos confianza, libertad, respeto, valoración, admiración, etc. Pero si sentimos que estamos dando más por los demás que por nosotros mismos, eso ya no es amor, eso ya es dependencia y necesidad de que los demás nos digan y reconozcan aquello que hemos dejado de ver en nosotros. En ambos casos nos arriesgamos a dar y no recibir lo mismo, sin embargo, no recibir lo mismo no es sinónimo de no recibir nada, porque siempre, siempre vamos a recibir una enseñanza.

Cuando hablamos o nos expresamos de la manera que sea, estamos reafirmando nuestra valía como seres humanos, nuestra libertad de pensar y sentir independientemente de las creencias o expectativas de la demás. Expresarnos de acuerdo a lo que dicta nuestro corazón es una muestra de amor propio. Pero cuando nos excedemos en hablar, cuando opinamos sin reflexionar o nos expresamos sin tener en cuenta al otro, esas actitudes nos llevan creernos dueños de la razón. En ambos casos, nos arriesgamos a no agradar a los demás, sin embargo, aprendemos a ser dueños y responsables de nuestras palabras, y la enseñanza es la humildad.

Cuando callamos lo podemos hacer por miedo al conflicto, a ser contrariados o por miedo a reafirmarnos como seres auto suficientes. En otras ocasiones, callamos porque que el otro no está en la misma disposición de escucha y comprensión. En cualquier caso, nos arriesgamos a ser mal interpretados, sin embargo siempre, siempre tendrás paz cuando lo haces a conciencia.

Por eso nunca te juzgues si amas o no, si hablas lo justo o hablas de más, si callas por sabiduría o por temor, porque es mejor tener paz que tener la razón, porque es mejor el silencio que la palabra envenenada y porque es mejor amar al que vez en el espejo, con la libertad errar, corregir y acertar, ya que solo tu eres quien ha cargado con tus aprendizajes y tu proceso, y nadie puede juzgar tus decisiones ya que fuimos creados para ocupar un solo cuerpo en esta vida y una sola alma. Por eso cuando tomes una decisión, o quieras saber si estás actuando de manera asertiva, escucha a la persona más sabia, escucha a tu alma.

Angélica Sofía

No Comments

Post A Comment