" /> Angélica Sofía | Mirando con los ojos del amor propio

Mirando con los ojos del amor propio

Mirando con los ojos del amor propio

Como trabajadora de la luz hoy quiero compartirles algunos de mis momentos de oscuridad, esos momentos en los que me he dejado llevar por el ego y por mis miedos, pero también como los he vencido a través del amor. Aún falta mucho por aprender pero disfruto cada aprendizaje y agradezco cada enseñanza.

Hubo un momento en que llegué a enfrentarme con una realidad que no quería ver, entonces entendí que no hay peor auto destructor que las expectativas, las cuales, guiadas por el ego, nos conducen a buscar desesperadamente lo que deseamos y no lo que realmente necesitamos. Y con las expectativas se junta el deseo de controlarlo todo, llevándonos a querer tener razón, a querer ganar siempre y creernos víctimas de otros, cuando en realidad resultamos siendo víctimas de nuestro propio invento.

Debo aceptar que el despertar a veces trae dolor, descubrir nuestras intenciones y actitudes controladas por el ego nos hace culparnos y otra vez caemos en el victimismo, pero en esta ocasión nos volvemos víctimas de nosotros mismos. Luego entendemos que el victimismo y la culpa no son más que excusas para no hacernos responsables y tomar acción.

Pero este blog lo escribo especialmente por el despertar de nuestra conciencia, porqué cuando abrimos los ojos, nos encontramos con un hermoso mundo que habíamos dejado de contemplar. Nos encontramos con seres bellos por fuera y por dentro, nos reencontramos con nuestras fortalezas y nos damos cuenta que el amor propio nunca se ha ido y que siempre ha habitado dentro de nosotros, aunque a veces pareciera estar dormido.

Con este escrito quiero compartirles un poema que le escribí a alguien muy especial, que me abrigó y me ayudó a alzar vuelo. Porqué siempre habrá alguien que te ayude a encontrar el camino cuando creías estar perdido, siempre habrá alguien que te mire con amor y admiración, pero también con compasión. Siempre habrá alguien que te haga ver que te tienes a ti mismo y que no importa cuántas veces te hayan roto el corazón, el amor todo lo cura, el amor todo lo sana, el amor nos hace sentir vivos y comprendemos que simplemente hay que amar y dejarnos amar.

Dedicado a ti, dedicado a mí y dedicado a toda la humanidad.

TU PRESENCIA

Si con esos ojos miras al mundo,
no me cabe duda
de que este mundo es un lugar distinto.

Si con esos brazos das abrigo,
la humanidad habrá encontrado un lugar seguro
donde siempre obtendrá refugio.

Si con esa boca dices cuánto amas,
el que se encuentre en la melancolía,
armonizará sus días
con palabras que parecen melodía.

Si con esas manos brindas ayuda,
aquel que esté caído
no solo encontrará consuelo,
sino que sabrá como alzar vuelo.

Si con ese corazón guías,
el mundo se habrá salvado,
porqué no hay nada más hermoso
que un corazón roto sanándose con amor propio.

Si con esos ojos miras al mundo,
no me cabe duda
de que este mundo es un lugar mejor.

Angélica Sofía Clavijo Castañeda

No Comments

Post A Comment